¿Todos, todos y todas, todas, todxs, tod@s, todoas, todes?

Hay varias propuestas en uso para evitar marcar el género en el lenguaje. Y no se trata solo de incluir a las mujeres, sino de incluir a personas que se identifican fuera del binarismo masculino-femenino.

Esta semana se celebra el Orgullo LGTBQI+ en Barcelona. Si le llamáis Orgullo Gay* ya estáis ignorando gran parte del colectivo y empezamos mal para la visibilización de identidades que este texto trata. Está claro que para leer este artículo hay que reconocer que existen identidades de género más allá de masculino y femenino y hay que entender su derecho a ser representadas. Si se defiende incluir a la mujer en el lenguaje pero no a otras identidades de género, quizá no se es sexista, pero se es sin duda generista.

Bandera género queer, diseñada por Marilyn Roxie

Vamos a explorar ya las opciones para el lenguaje no generista. Las propuestas para el lenguaje no sexista de desdoblar (todos y todas) o de usar el femenino genérico (todas) para representar a un grupo son claramente generistas, por lo que se invalidan. El femenino genérico, además, ni siquiera soluciona el problema inicial, sino que lo cambia de signo.

Las alternativas que nos quedan ahora son, pues, todxs, tod@s, todoas y todes. Las dos primeras opciones tienen un problema de pronunciación. Mientras que es fácil escribir todxs y tod@s, nadie es capaz de pronunciar estas palabras, por lo que no son una propuesta factible. No olvidemos que el lenguaje escrito es una representación del lenguaje oral y no al revés. Además, pensando en la inclusión, las opciones todxs y tod@s no pueden ser leídas por un programa de lectura para ciegos.

Las opciones todoas y todes no presentan problemas de pronunciación. Sin embargo, todoas tiene cierto toque generista. Esta propuesta usa la unión de la o masculina y la a femenina, mientras que todes da al género no marcado una identidad propia. Cuando se analiza el uso, el conjunto oa también es más artificioso que la e. Veamos unos ejemplos:

  • Loas vecinoas celebraron la reunión juntoas.
  • Les vecines celebraron la reunión juntes.
  • Ningunoa niñoa resultó heridoa.
  • Ningune niñe resultó heride.
  • Mi amigoa está contentoa de que hayas venido.
  • Mi amigue está contente de que hayas venido.
Bandera género no binario, diseñada por Kye Rowan

Sin duda, el uso de la e es la opción menos problemática y, por tanto, más probable de introducirse con éxito en el uso del parlante. Y digo menos problemática porque generaría algunos debates inevitables. No me refiero a querer aceptar la implantación del lenguaje no generista o no —partimos de que se acepta. Me refiero a los casos en que la e actualmente marca el plural masculino o genérico.

¿Qué pasará con palabras como señores y profesores? Hay quien opina que nada; que servirán tanto para masculino como para no marcado. Mi parte científica sistemática me hace plantearme si no sería mejor mantener las tres opciones en plural y que de profesor, profesora y profesore se pase a profesoros, profesoras y profesores. Pero entonces me pregunto si alguien propondría que el singular masculino fuera profesoro y me empieza a sonar muy forzado y el plural compartido no me parece tan mal. Siempre es más fácil añadir algo nuevo a la lengua que cambiar algo asentado.

Evidentemente, la forma no marcada se usaría para grupos mixtos y para personas que no se identifiquen con masculino ni femenino. Quien se identifique con masculino o femenino no tiene que sufrir que se hable de ellos en individual con e. Los únicos que necesitarían cierta adaptación, serían los hombres, que en los grupos mixtos o en situaciones de desconocimiento dejarían de ser el género por defecto. Es de esperar que la mayoría de oposiciones vinieran de su reticencia a perder el monopolio masculino.

En resumen, tras el análisis de las opciones para al lenguaje no generista, el uso de la e como género no marcado es la que me parece más adecuada. Si alguien conoce otras opciones o razones que se me escapan, que no se abstenga de comentar.

Extra: En català les opcions i els raonaments són quasi els mateixos. Personalment no he presenciat mai l’ús de totoes (probable paral·lel de todoas en castellà). Sí que he vist un exemple de totis (paral·lel de todes en castellà, perquè la a i la e les usem per al femení). L’anàlisi seria el mateix, però la i en català em sona a «holi, guapi», fet que no ajuda. Ara bé, en italià fan els plurals en i i els sembla ben normal. Potser només és qüestió d’acostumar-s’hi.

*El diccionario de la Real Academia Española tiene entrada para gay, no gai, pero en los ejemplos siempre escribe gai, no gay, excepto para escribir Orgullo Gay. La RAE, gran amiga…

Què n'opines?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s