Vergüenza: la (in)corrección politicolingüística

Toda la vida alguien ha demonizado nuestras faltas de ortografía. En la escuela, los profesores; en la universidad, los compañeros; cuando mandas un correo electrónico para pedir trabajo, los de recursos humanos ―aunque estos lo hacen por rencor, querían ser empresarios ricos y se quedaron en secretarios y pretenden vengarse en nosotros.

Desde pequeñitos nos machacaron año tras año con b o v, m o n, con o sin h… Un sinfín de normas que teníamos que memorizar sin justificaciones que nos ayudaran más allá de “porque es así”. También aprendimos que género y número tienen que concordarlos niños bonitos y no los niños bonita― y eso sí que estaba justificado.

Pero los tiempos cambian y los niños bonitos ya no pueden serlo, porque las niñas feministas tienen envidia. Y es que confundimos respeto con preferencia. Hoy en día te ganas cualquier público si tu vida gira entorno a las mujeres, los gais, los enfermos… ¿Qué pasa? Los feos también sufrimos discriminaciones y no conozco ninguna plataforma para la normalización de la fealdad.

Pero volvamos a la lengua. En nuestra lengua el masculino siempre ha representado a los dos géneros en los grupos. No es la opresión del patriarcado, es economía lingüística ¿Hay un cartel de “focas hembra y macho” en el zoo? ¿Alguien define la perrera como el lugar donde meten a los perros y las perras perdidos y perdidas o abandonados y abandonadas? ¿Debo decir que he cambiado los muebles y las mueblas del comedor si también cambio la mesa y las sillas?

¿Es necesario que las cartas de las AMPA (asociaciones de madres y padres de alumnos; las alumnas que se jodan, que todavía no son mujeres) ocupen dos páginas por la duplicación de nombres y adjetivos? Que no lo digo yo, que lo dicen amigas mías que se han sentido estúpidas al ser cansinamente mencionadas en clase como si fueran débiles criaturas necesitadas de atenciones especiales.

Y sí, monto en cólera. Porque el respeto y la igualdad se consiguen educando en las relaciones humanas y denunciando discriminaciones, no obstaculizando la lengua o favoreciendo al nuevo sobre el viejo. Están vistiendo la mona de seda y la gente solamente opina del vestido. Y por su culpa puedes entrar en un metro de Bilbao y escandalizarte con esta aberración:

La aberración.

Pero mirémoslo por el lado positivo. “Las y los clientes desprovistos” salva a todas las mujeres de la multa, pues no puede haber una cliente desprovisto de título de transporte. Y los hombres se salvan después porque no pueden ser sancionadas sin cambiarse el sexo antes, cosa que no harán voluntariamente ni es rentable que la administración les obligue a ello para cobrar la multa ―ya solamente porque pasarían a ser mujeres inmunes a la sanción. Y qué suerte la de los bilbaínos, porque se salvan de pagar “hasta 6.000 Euros”; en incorrecta mayúscula, que da más efecto.

13 thoughts on “Vergüenza: la (in)corrección politicolingüística

  1. Ostres, no ho hauria dit mai! Jo tinc amics a Gelida i a Llorenç del Penedès.

    Ja t’ha dit el Joan d’on som nosaltres?

  2. Suposo que amb l’últim comentari de la Maria ja t’has quedat més tranquil sabent on té amics! XD Sobre la meva participació en els fets delictius… sempre prefereixo observar-los que participar-hi, ja enganyarem algú per tal que ho faci i nosaltres observem… hahaha

  3. No és fàcil fer una inclusió sense diferencies de gènere, quan la llengua a nivell cultural és totalment sexista. Explico una anècdota: un mestre a la Facultat de Magisteri, quan cridava a tot el grup sempre ho feia en femení: “una voluntària, esteu cansades?, vinga noies!…” fins que un dia, un company meu HOME va tallar la classe i va dir al mestre que ell no era una noia, que ell no pensava contestar, que no entenia perquè ho feia tot en femení… El mestre va respondre que contés quantes noies i quants nois hi havia a classe, i efectivament, més de tres quarts de classe eren noies. Encara més, va dir a tota la classe que sempre que començava un grup nou, durant la tercera o la quarta classe algun noi li deia alguna cosa. Perquè al cas contrari ningú es sent malament? Per què cap noia es queixa? Doncs és un factor cultural, PERÒ ens hauríem d’acostumar a sentir el femení com a factor normal, deixant de banda l’aspecte sexista, i encara més, en situacions com aquesta on més de tres terços dels assistents eren noies.

  4. La llengua no és sexista, la llengua és llengua i alguns l’utilitzen per fer-se notar en la seva lluita i només aconsegueixen dificultar-ne l’ús. Com comentava al text, fins i tot noies de la meva classe s’havien sentit incòmodes quan un professor femeninitzava totes les paraules perquè elles eren majoria (era un màster de correcció lingüística, no política; però els lingüistes també estan polititzats).

    El que és cultural és queixar-se d’absurditats i ignorar els problemes reals. Hi ha mil fets culturals molt més qüestionables actualment (exemple: vergonyosa inversió de diners en la visita d’un cap religiós) i la gent perd el temps parlant d’els i les alumnes.

    Crisi econòmica? Au, calla, que el Barça guanya títols!

  5. Retroenllaç: Municipals 2015: errors lingüístics (1 de 3) | Traduquímica et al.

Què n'opines?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s