Huesca en San Lorenzo, Sodoma y Gomorra – 2 de 2

Al día siguiente nos levantamos para comer y fuimos a la manifestación antitaurina. Hay que decir que tres o cuatro decenas de personas con música, haciendo acrobacias, bebiendo sangría y sin consignas para gritar no demuestra una gran organización. Eso para un 15M está bien, pero no para una manifestación. Aunque no hay que olvidar que la organizaban mentes preclaras oscenses; no hace falta decir más.

Por unanimidad de dos decidimos volver a casa y dormir para comernos la noche. Después de una cena de embutidos improvisada, salimos casi a medianoche. Solamente llegar a la esquina nos encontramos a dos conocidos en un bar que nos obligaron a beber con ellos. Las fiestas de Huesca tienen eso, se bebe desde el chupinazo y durante una semana, sin pausas, a todas horas. Ahí iniciamos una ruta de bares que dejamos a la mitad por cuestiones de horario.

Ya en las peñas vimos terminar un concierto al que se supone que teníamos que acudir y a partir de ese momento quedamos en manos de la improvisación. Una vez más la rubia me presentó gente nueva (sí, todavía me queda gente por conocer) y bailamos un buen rato con ellos. Pensad que eso fue alrededor de las 3 de la madrugada, teniendo que estar en pie toda la noche, era inevitable separarnos en algún punto.

Entonces es cuando reencuentro viejos conocidos —esta vez especialmente contentos de verme por mi larga ausencia— y hago nuevos contactos. Sí, cuando hablo de Huesca sé que todos esperáis que os cuente la revolución sexual que allí se vive. Muchos no se lo creen, pero yo he ligado en esta ciudad-pueblo lo que no he ligado en la vida; lo cual es fácil teniendo en cuenta que soy simpático (en el mal sentido de la palabra), pero lo de Huesca es desproporcionado.

¡Alarma, alarma! Mis lectores más fieles [sí, vosotros dos] recordarán algo de una relación anglocatalana. El amor entre dos no impide a terceros expresar su opinión. Yo creo que Huesca está en medio de una burbuja de feromonas y se me pegan. ¿Cómo explicar si no que al llegar a Villafranca al día siguiente un desconocido me sonriera y me dijera “me gustas” al pasar por mi lado cuando eso no había pasado nunca?

Y así terminé la noche, pura y castamente de un lado para otro sin la rubia, que ya dormía en casa cuando llegué a desayunar y coger la mochila para ir a la estación de autobuses. Ya que tenía que perder cinco horas de viaje, al menos me aseguro de viajar cuando nada ni nadie pueda impedir que me duerma.

3 thoughts on “Huesca en San Lorenzo, Sodoma y Gomorra – 2 de 2

  1. me encanta desde el reencuentro de viejos conocidos y q en huesca fluyen las feromonas!! jajaj!! estoy contigo , a Huesca si te informas bien geográficamente esta situada en una depresión y se le llama la “hoya de Huesca” a Huesca y alrededores pues yo creo q Huesca esta en plena ebullicion !! jajajaj

    • Tenía que venir una persona con cultura y geografía de la zona a explicártelo, no te habían esplicado q Huesca esta en una hoya, y que a esta zona se le llama la hoya de Huesca??, te lo digo en serio, miralo en internet q no es broma .

Què n'opines?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s