Allí me colé y en tu bloque me planté

Mañana es San Valentín y puede que mensajeros llamen a vuestras puertas con flores, lo que me lleva a pensar lo fácil que es en este país abrir una puerta.

En este país puedes entrar en cualquier bloque de pisos sin tener la llave y sin ser cerrajero de una forma muy simple: usando el interfono. Hay tres estrategias distintas que, de mayor a menor engaño, son las que siguen.

"¿Eres tú? Soy yo."

El mayor engaño es hacerse pasar por “El cartero”, imitando esa musiquilla ascendiente hasta la e. Es poco sutil porque el cartero es como la madre, no hay más que uno, y canta mucho que vuelva a pasar. De este engaño nació esa conocidísima película llamada El cartero siempre llama dos veces.

La segunda estrategia, más aceptable, es fingir traer “Correo comercial”, también con musiquilla. De estos realmente pueden llamar varios, cada cual con su propaganda, por lo que el infiltrado pasa más desapercibido.

Por último, una fórmula infalible y que evita la mentira es ser “Yo”. Todo el mundo es yo desde su perspectiva y en todas las casas hay yos o yoes (ambas formas aceptadas), por lo que el inquilino abre encantado.

4 thoughts on “Allí me colé y en tu bloque me planté

Què n'opines?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s