‘Seqüéstrame’

Hoy voy a desmentir una leyenda urbana. Los científicos no somos gente de mediana-avanzada edad con gafas, canas, piel blanca, carnes caídas y sin simpatía ni sex-appeal.

Si están así de limpias, hay alguien que no trabaja

Si están así de limpias, hay alguien que no trabaja [fuente]

Bueno, hay muchos que sí, ¿para qué vamos a mentir? Pero no todos. Hablo tanto de mujeres como de hombres, que a mí me gusta dar la información completa y no se me caen los anillos por opinar de ambos sexos aunque sólo me fije en uno. Bueno, yo me fijo en todo y en todos, pero limito mi rango de acción.

Volviendo al tema que nos ocupa, ya sabéis que estoy haciendo un máster en química, por lo que llevo varios meses paseando por los laboratorios, ojo avizor. No es que no tenga trabajo, pero mientras esperas los resultados de un experimento o para descansar la vista del ordenador durante largos tratamientos de datos, ¿qué mejor que socializar y aprovechar lo bueno del lugar?

Un ejemplo de la falsedad de la leyenda es Qüestram (apodo de protección de privacidad —y que no sé su nombre). Medio departamento coincide en que Qüestram merece poco menos que un monumento. Piel morena, cuerpo de deportista, mirada profunda y ese aire de ángel con un demonio en el interior —o al revés, da igual.

El hecho es que a uno se le alegran las retinas cuando va por el departamento. Y es que, señoras y señores, si llevamos bata es porque hay grandes cuerpos que proteger.

One thought on “‘Seqüéstrame’

  1. Retroenllaç: Químics al poder « Visc en un bloc

Què n'opines?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s